Inicio

«Contemplare et contemplata allis tradere» (Contemplar y compartir lo contemplado)

La primera vez que leí el Catecismo de la Iglesia Católica sentí una llama que quemaba mi corazón. Quedé maravillado con las doctrinas y dogmas de nuestra Iglesia hasta el punto de sentir el impulso desmesurado de querer compartir lo que había contemplado. Pero vivimos tiempos adversos en los que el discurso sobre Dios produce indiferencia o desprecio. Es dificil hablar de Dios… Incluso en algunos círculos eclesiales estas actitudes no estan ausentes. Además, la doctrina y los dogmas se ven amenazados por lobos rapaces que se encuentran en el rebaño del Señor. Esto ha producido una percepción relativista de nuestras creencias en los creyentes no practicantes y neopaganos. Pero gracias a Dios hay pastores y ovejas que vislumbran santidad, y en ellos, la Iglesia de Cristo encuentra su apoyo. Es el resto fiel que conserva con fidelidad el depósito de la fe y lo continúa transmitiendo.

En este sitio compartire mis reflexiones en torno a la Verdad, la que la Iglesia ha predicado desde antaño por mandato de Cristo y hasta nuestros días; para ejercer mi función profética recibida en el bautismo, y vivir el carisma de Santo Domingo de Guzmán al que fui llamado vocacionalmente para la edificación de la Iglesia. Y por supuesto: «Ad maiorem Dei gloriam»

Dr. Carlos Ventura O. P.

La Santísima Virgen María rodeada de santos y santas de la Orden de Predicadores.
Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos