La crisis eclesial y la virtud de la ecuanimidad

Así dice el Señor, el Santo de Israel: «Vuestra salvación está en convertiros y en tener calma; vuestra fuerza está en confiar y estar tranquilos.» Pero el Señor espera para apiadarse, aguanta para compadecerse; porque el Señor es un Dios recto: dichosos los que esperan en él (Is 30,15.18).

Creo que esta lectura breve es muy consoladora, y también es una interpelación.

Una máxima de san Pio de Pietrelcina que siempre he llevado conmigo es la siguiente:

“Ora, ten fe, y no te preocupes”

El Padre Pio tuvo una vida turbulenta en el sentido en el que las enfermedades lo trituraban casi constantemente, los estigmas eran dolorosos y probablemente le avergonzaba un poco las alabanzas que recibía por esta causa, algo bastante malo para alguien que había dicho que sólo quería ser un fraile de barba que reza. Algunos de sus hermanos de convento dan testimonio de las vejaciones que sufría, además, fue incomprendido por sus propios hermanos de la orden que lo tildaban de farsante. Los superiores del Padre Pio le permitían regresar a su hogar natal en Pietrelcina para que sus enfermedades mejorarán, los frailes pensaba que sus enfermedades eran un pretexto para irse a casa y desistir de sus responsabilidades conventuales, y por otro lado, estaba la Santa Sede, que ante su fama de santidad y las desmedidas expresiones fervorosas de los fieles optó por restringir su ministerio sacerdotal. Que doloroso debe ser para un sacerdote que le restrinjan su ejercicio. Es increíble que alguien así nos diga que ante las turbulencias sólo debemos de orar, tener fe y no preocuparnos. Sólo una persona con el don de la ecuanimidad puede, efectivamente conservar la calma en estos días.

Es bien sabido que Santo Domingo de Guzmán era un hombre ecuánime. La herejía del Catarismo y la cruzada albigense; la infidelidad del clero y las ostentaciones de sus pocisiones sociales; la escases material de los conventos y el riesgo de que su nueva orden fracasará al enviar a los primeros frailes lejos para estudiar, no lograron contrarrestar la alegría con la que cantaba el “Veni Creator” y las posiciones piadosas con las que rezaba. De él se dice que siempre tenía un semblante alegre, una facie difícil de mostrar ante tantas realidades aparentemente negativas.

Ante la crisis eclesial y social que estamos viviendo en estos días, ¿cuál es nuestra actitud?, ¿estamos viviendo este fragmento del libro de Isaías? He visto a católicos diciendo que la Iglesia se encamina a su autodestrucción, que la Iglesia se ha desviado de su ortodoxia y debemos optar por una actitud más «tradicional». Ante la renuncia del cardenal Robert Sarah, una persona escribió un tweet en el que decía que la Iglesia se iba a desmoronar ante la ausencia del prelado ¿Qué clase de fe estamos viviendo?, ¿se está pareciendo nuestra fe a la de Santo Domingo, San Pio de Pietrelcina y la innumerable nube de santos que nos observan? Es necesario taladrarse este fragmento bíblico en el corazón, y por la fuerza del Espiritu Santo que recibimos en nuestro bautismo (si es que lo creemos), debemos conservar la calma en medio de esta tormenta, como lo han hecho los santos a lo largo de la historia, y como estamos invitados a hacer en esta lectura.

Si nuestros antepasados hubieran sucumbido ante la magnitud de las diversas crisis eclesiales, no tendríamos fe. La ecuanimidad es la virtud que nos conserva en nuestros cabales pase lo que pase, y si bien es cierto que somos frágiles, y que las virtudes no se alcanzan de la noche a la mañana, es imperativo que dispongamos el corazón y la mente al ejercicio de esta virtud con las visicitudes de cada día. Es una virtud que deslumbra brillantemente en estos días, en los que la vida se mueve rápida y el estrés está a la carta. Animemosno a vivirla cada día y no nos estanquemos en nuestro peregrinaje hacia la patria eterna.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: