¿La comunión en la mano es un pecado?

” […] Porque por respeto a este sacramento ninguna cosa lo toca que no sea consagrada, por lo tanto los corporales como el cáliz se consagran, lo mismo que las manos del sacerdote, para poder tocar este sacramento. Por eso, a nadie le está permitido tocarle, fuera de un caso de necesidad, como si, por ej., se cayese al suelo o cualquier otro caso semejante. “ -Suma teológica – Parte IIIa – Cuestión 82

Primero que todo, no soy teólogo ni filósofo, lo que escribiré sobre este tema es una reflexión personal basada en diversas lecturas que he hecho al respecto de este tema.

La cita que he utilizado en el primer párrafo, suele usarse para demonizar la comunión en la mano por parte de diferentes sectores de la Iglesia ubicados en todas las jerarquías. Ciertamente, lo expuesto por Santo Tomás de Aquino, el más sabio de los santos y el más santo de los sabios, es una afirmación explícita que avala la tesis de que está forma de comulgar es sacrílega en sí misma. Pero cuando esto ocurre, el problema está en que se esta sacando de contexto esta cita.

Cuando Santo Tomás afirmó esto, sus circunstancias históricas avalaban esta afirmación al 100%, pues la perspectiva cósmica del Sacramento de la Eucaristía en la baja edad media era, en cierto modo, diferente a la nuestra en la edad contemporánea. En aquellos tiempos, la Eucaristía era considerada con tan alto grado de sacralidad que los católicos nisiquiera se atrevían a comulgar con la frecuencia que lo hacemos actualmente. Era común comulgar tres veces al año: en pascua, navidad y epifanía. Se le daba mucha importancia al gesto de elevar el Santísimo Sacramento luego de su consagración, pues hasta el más ignorante sabía que algo maravilloso estaba ocurriendo allí. En este contexto histórico, la afirmación de Santo Tomás era lógica, pues si los católicos no se sentían dignos de comulgar con frecuencia, mucho menos tocar con las manos sucias y profanas lo que es santo.

Sin embargo, esto no quiere decir que nuestra visión cósmica actual sea una vergüenza frente a la medieval; al contrario, el desarrollo teológico en la comprensión de este excelso misterio es lo que movió a San Pio X a instituir la misa diaria. La Iglesia nos exhorta a comulgar en todas las misas, aunque no sea obligatorio, y nadie actualmente puede ser tan osado como para pensar que comulgar con frecuencia es lesivo para el alma; antes bien, los que demonizan la comunión en la mano suelen ser los que comulgan todos los días; por lo tanto, es un error utilizar esta cita para reforzar la cuestión.

¿Podrá el magisterio imponerle a la grey del Señor una forma tan sacrílega de tratar el cuerpo del Señor? La mayor parte de los católicos comulgan de esta manera, ¿se irán la mayoría al infierno por comulgar en la mano? Me parece que es un pensamiento extremista.

No suele refutarse que en los primeros siglos de la Iglesia era usual comulgar en la mano. Hay una famosa cita de San Cirilo de Jerusalén que avala esta praxis. San Tarsicio de Roma, un joven laico del Imperio Romano, fue martirizado por un grupo de niños paganos que descubrieron que estaba llevando el cuerpo del Señor hacia un enfermo. Mientras lo mataban, protegía al cuerpo del Señor cubriendolo con su túnica. Una túnica profana y quizá hasta sucia de tierra…

También es sabido que en los primeros siglos, en algunos lugares, la Eucaristía era reservada en la casa de los fieles para su posterior comunión, debido a que la escases en la celebración de la Eucaristía impedía que los fieles se saciaran con el manjar celestial conforme a los deseos de la época. Hemos de suponer que el Sacramento era transportado por los files hasta sus hogares, y como no existían los tabernáculos de oro hasta el segundo milenio, los reservaban en un lugar digno de la casa debidamente preparado.

Habiendo escrito todo esto, no parece que la práctica de la comunión en la mano sea un pecado en sí misma; y por lo tanto, el magisterio no ha tenido la mala intención de llevar a los católicos a pecar. Ahora bien… El hecho de que no sea un pecado en sí misma, no significa que en la praxis no se den muchos abusos… Pero esto lo dejaré para otra publicación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: