Cristiano, endurece tu rostro como pedernal

Meditación de la palabra dominical – Domingo XXIV del Tiempo Ordinario – Ciclo B

Del libro de Isaias 50,5-9a

Del libro de los salmos 114,1-2.3-4.5-6.8-9

De la epístola del Apóstol Santiago 2,14-18

Del evangelio de San Marcos 8,27-35

Ya se ha dicho muchas veces que una fe que no se expresa con los actos de cada día, no es una auténtica fe. Contentarse con sólo escuchar la Palabra de Dios no es una conducta cristiana adecuada. Dios se nos revela para transformarnos radicalmente, y esto implica una escucha atenta y profunda de su palabra que da como fruto un estilo de vida diferente al mundano, uno transfigurado y trascendental.

Por eso en la primera lectura vemos que se dice: “El Señor me abrió el oído; yo no resistí ni me eché atrás”. Con frecuencia solemos resistirnos al nuevo estilo de vida que se nos indica, pues no somos capaces de dejar nuestras comodidades y seguridades para lanzarnos a la nueva condición de ser hijos de Dios. Pero la actitud adecuada siempre será el ser pasivos a la gracia, y conforme a la palabra divina, lanzarnos al combate. Es evidentente nos encontraremos con una guerra mortífera. Pues ser cristiano no es fácil, no se trata de llevar una vida pacífica y suave en este mundo, sino de seguir a Jesucristo que hizo la voluntad del Padre y fue rechazado por su gente.

La interrogativa que lanza Jesús a sus discípulos es catologada por los teólogos como “la crisis de Galilea”. Aquí Jesús quiere saber que están pensando sus contemporáneos sobre su persona, pues él tiene claro su condición de mesías y salvador de la humanidad; sin embargo, las respuestas fueron desalentadoras. A pesar de ello, Jesús les informa a sus discípulos que seguiría adelante, y que tendría que padecer mucho para nuestra salvación. Él abrió el oído y no se resistió, sino que endureció el rostro como pedernal e ignoro los ultrajes con los que le atacaban, consumando así la suma obra de Dios para con nosotros. Por eso debemos tomar nuestra cruz y seguirle.

Quién me sigue no anda en tinieblas, dice el Señor. Estas palabras son de Cristo, con las cuales nos amonesta que imitemos su vida y costumbres, si queremos verdaderamente ser alumbrados y libres de toda la ceguedad del corazón. Sea, pues, nuestro estudio pensar en la vida de Jesús. (Imitación de Cristo, libro I – Capítulo I)

Negarse a si mismo, y perder la vida significa acoger y vivir la radicalidad del evangelio sin temer por el porvenir peyorativo temporal que de seguro tendremos. Antes bien, debemos confiar en Dios y en medio de la tribulación por el evangelio recordar este fragmento del salmo:

Me envolvían redes de muerte, me alcanzaron los lazos del abismo, caí en tristeza y angustia. Invoqué el nombre del Señor: «Señor, salva mi vida.» […] Estando yo sin fuerzas, me salvó. Arrancó mi alma de la muerte, mis ojos de las lágrimas, mis pies de la caída.”

De todas las cosas que se nos interponen para seguir a Jesús, el diablo anda como león rugiente buscando a quien devorar. De la existencia del demonio y sus constantes instigas hacia nosotros casi no se habla, pero hay que tener presente que combatimos contra estos malos espíritus e ignorarlos es perder muchas batallas contra ellos. Urge restaurar la devoción a San Miguel Arcángel, pues el príncipe de la milicia celestial siempre se ha mostrado como un poderoso intercesor a la hora del combate, y últimamente no estamos pensando mucho en él. Que San Miguel Arcángel ruegue por nosotros, y nos ayude a cargar nuestra cruz siguiendo a Jesús con el rostro endurecido para soportar las visicitudes de cada día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: