Los templos y nuestra fe

La arquitectura diseñada para la construcción de los templos son parte de la producción artística de nuestra Iglesia, y el arte cristiano es una forma muy importante y común de expresar nuestra fe. Los elementos visuales siempre se han mostrado útiles para estimular nuestro interior trascendental y suscitar en nosotros una mirada contemplativa de las cosas de Dios, de tal manera que se convierten en un espacio de verdadero encuentro con el Señor.

Cuando entramos a un templo majestuoso de arquitectura gótica o bárroca, y nos fijamos en sus altas cúpulas, capillas laterales ornamentadas maravillosamente, y un retablo deslumbrante de las maravillas del evangelio, es imposible responder a todo aquello con la indiferencia. Incluso en los ateos he podido constatar una deslumbrante mirada que traiciona su ateísmo y los inclina, aunque sea por milésimas de segundos, a Dios.

Hoy en día es común escuchar dentro de la Iglesia que estas cosas son elementos superficiales. Se predica una pobreza material que arrastra también en sí el afán de empobrecer las expresiones espirituales convencionales. Y ciertamente la pobreza material ha sido una condicionante apreciada por la Iglesia de siempre, pero el problema es que aquello se ha confundido también con una supuesta necesidad de desnudarnos incluso de aquello que nos favorece en la fe, de elementos del culto y de la religión católica que han servido de trampolín para la vida espiritual de los católicos de todos los tiempos.

Ahora resulta ser que los templos son casitas sencillas, sin cúpulas y sin retablos. A penas hay arte sacro que valga la pena. Los presbiterios están empobrecidos y los altares los he visto como un bloque de piedra colocada como sea.

Algunos alegaran que esto es la expresión de una Iglesia humilde y empobrecida; propia de los primeros siglos y preocupada por la salvación de las almas antes que por lo material. Si fuera en lugares verdaderamente pobres me lo creería. Pero a mí en lo personal me resulta muy incoherente pensar que en las pobres sociedades pasadas se tenía más fuerza económica que en las modernas y prósperas sociedades actuales. Es cierto que antes la Iglesia recibía el apoyo del Estado, y que actualmente este apoyo es deficiente o inexistente; sin embargo, la potencia económica de los actuales miembros de la Iglesia es mayor que la de nuestros amados antepasados. Entonces el problema no es el dinero, el problema es la fe.

Si la arquitectura de los templos es una forma de expresar nuestra fe, entonces lo que ocurre actualmente es que hay una crisis de fe que se expresa con la construcción de casitas para celebrar el culto, y la negativa a gastar más en las cosas de Dios. Pues si tenemos fuerzas para construir grandes edificios de inversión privada, colocar aires acondicionados y pagar altas tarifas eléctricas, también la tenemos para construir templos majestuosos que eleven nuestros corazones hacia la contemplación de las cosas santas. Pero esta fuerza la malgastamos en otros asuntos.

La arquitectura y la ornamentación de los templos no son elementos superficiales, tampoco primordiales. Pero tienen la importancia necesaria para merecer la atención constante de todos nosotros, pues nadie podría decir que da lo mismo entrar a una casita que a un verdadero templo católico. Lo secundario es enormemente útil para conseguir lo esencial.

Mis intenciones son estimular a una reflexión profunda en torno estas expresiones artísticas y su relación con nuestra fe, así podremos valorar la belleza de nuestros antiguos templos y con el simple recuerdo de alguno que hayamos visitado, podremos contemplar las maravillas de Dios. Y si tuviéramos la oportunidad de aportar un grano de arena en la construcción de los nuevos templos (ya que cada vez se hace frecuente el apoyo de los laicos) procuremos expresar nuestra fe dando lo mejor para la mayor gloria de Dios y nuestro bienestar espiritual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: