¿La comunión en la mano es un pecado?

» […] Porque por respeto a este sacramento ninguna cosa lo toca que no sea consagrada, por lo tanto los corporales como el cáliz se consagran, lo mismo que las manos del sacerdote, para poder tocar este sacramento. Por eso, a nadie le está permitido tocarle, fuera de un caso de necesidad, como si, porSigue leyendo «¿La comunión en la mano es un pecado?»

Vivir al máximo, pues solo se vive una vez

«Sonrójate, pues, siervo indolente y quejumbroso, de que aquéllos sean más solícitos para la perdición que tú para la vida. Más se gozan ellos en la vanidad que tu en la verdad. » (Del libro de la Imitación de Cristo, libro 3 – 3) El título parafrasea una consigna muy famosa en nuestros días. SeSigue leyendo «Vivir al máximo, pues solo se vive una vez»

Los padres de familia y la mala transmisión de la fe

Esto que voy a mencionar me es doloroso, y lo considero lamentable, pero luego de una gran reflexión puedo estar seguro de que gran parte de la decadencia religiosa en occidente se debe a los padres, digo en gran parte, y ya verán el porqué. La fe es un don que todos los seres humanosSigue leyendo «Los padres de familia y la mala transmisión de la fe»

La «idolatría» a los santos

Muchos cristianos separados de la comunión de la Iglesia Católica nos suelen acusar de idólatras al «adorar» a los santos; seres humanos como tú y como yo, que «según las enseñanzas de la Iglesia se convirtieron semejantes a Cristo hasta el punto de adjudicarle el ser mediadores entre Dios Padre y los hombres contradiciendo lasSigue leyendo «La «idolatría» a los santos»

Baal y Astarté, los dioses de occidente

Esta es una meditación de la palabra correspondiente a la II feria de la semana XX del Tiempo Ordinario – Ciclo B Del libro de los Jueces 2,11-19Sal (106) 105,34-35.36-37.39-40.43-44Del santo evangelio según San Mateo 19,16-22 La pintura que nos muestra la lectura del libro de los jueces podemos extrapolarla a la realidad que estáSigue leyendo «Baal y Astarté, los dioses de occidente»

Distinguir la verdad del error

La Iglesia esta viviendo tiempos difíciles. El pensamiento católico se encuentra polarizado en una variedad de ideas desarrolladas a lo largo de unos pocos siglos. Esto ha producido una confusión general perniciosa y horripilante que oscurece en cierto modo el brillo perenne de sus doctrinas y sus dogmas. Pero asi como el sol no puedeSigue leyendo «Distinguir la verdad del error»

La crisis eclesial y la virtud de la ecuanimidad

Así dice el Señor, el Santo de Israel: «Vuestra salvación está en convertiros y en tener calma; vuestra fuerza está en confiar y estar tranquilos.» Pero el Señor espera para apiadarse, aguanta para compadecerse; porque el Señor es un Dios recto: dichosos los que esperan en él (Is 30,15.18). Creo que esta lectura breve esSigue leyendo «La crisis eclesial y la virtud de la ecuanimidad»

Sobre el subjetivismo de la misa reformada y la misa tridentina

Muchos católicos emiten opiniones poco «católicas» sobre ambas formas del rito romano. Me refiero al hecho de detrimentar el valor de una forma u otra atendiendo al carácter subjetivo que viene de las perspectivas individuales de cada persona. Sobre la Santa Misa podemos considerar una dimensión objetiva y otra subjetiva. La dimensión objetiva de laSigue leyendo «Sobre el subjetivismo de la misa reformada y la misa tridentina»

La desalentadora predicación

«Entonces se puso a maldecir a las ciudades en las que se habían realizado la mayoría de sus milagros, porque no se habían convertido» (Mt 11, 20) Las ciudades mencionadas en este pasaje evangélico son Corazaín, Betsaida y Cafarnaum. Estas ciudades recibieron la predicación del evangelio directamente de nuestro Señor Jesucristo, y no obstante, noSigue leyendo «La desalentadora predicación»

El negocio de ganar el cielo

«Nuestro negocio es ganar el cielo. Todo lo demás es una gran pérdida de tiempo» – San Vicente de Paul Esta máxima de este gran santo me hizo reflexionar sobre la caducidad de la vida, y sobre la actitud que un cristiano debe tener en este peregrinaje hacia la morada eterna. San Gregorio nacianceno decíaSigue leyendo «El negocio de ganar el cielo»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos